A veces la vida tarda tanto en llegar que no llega nunca…

Y salgo de guardia. Y vuelvo a casa después de  trabajar 17 horas.       Y lo que menos estoy es para escribir algo…o quizás no. Quizás sea el mejor momento para escribir porque es cuando  me da todo igual.       Y cuando a uno le da todo igual  y le da igual lo que piensen de él es cuando realmente es y se siente  libre. Libre para expresarse. Libre para poner de manifiesto los verdaderos sentimientos que  afloran de su interior.Libre para hacer lo que a uno le da la real santa gana…

Y doy vueltas y más vueltas… Y quiero dormir…¡debería dormir! pero no puedo. Maldito insomnio y exceso de energía…

Y cae ante mí una revista. Y la abro al azar . Y veo  un   artículo.Y me atrae el título. Y lo leo. Y no me deja indiferente. Y lo que me faltaba a estas horas y en este estado : ponerme a pensar… Pero es que es inevitable, lo que acabo de leer  me hace pensar …Y lo que a uno le hace remover cosas  merece darlo a conocer.Así que aquí me encuentro,saliente de guardia, sin poder dormir, dando vueltas  y pensando sobre lo que acabo de leer  . Y compartiéndolo . Y lo comparto  porque creo a pie y puntillas en cada una de las palabras que escribe este cantautor guatemalteco, Ricardo Arjona.

Existo porque me despierto y me levanto. Porque como, camino y hablo. Porque así lo prueba un acta de la municipalidad de Jacotenando, Antigua, Guatemala, y los archivos del asilo Santa María donde cursé mi primaria. Existo por el número de mi carnet de identidad. Por mis padres y su maravilloso descuido. Jamás hice nada por existir. No llené solicitud, ni pedí permiso. Simplemente aparecí.
Siempre pensé que la existencia empieza en el momento de nacer y que a veces la vida tarda tanto en llegar que no llega nunca. Gasté tanto tiempo en entender qué era la vida construyendo hipótesis sin sentido. Hoy sé que la felicidad, el amor, la amistad son utopías que generan angustias si las pretendemos completas. Que el asunto es buscarlas y devorar sus momentos pico como abastecimiento para los tiempos en veda. Hoy creo que la vida es un buen vino, la canción que te gusta, esa sensación después de amar que te hace sentir supremo. Un buen postre, un gran atardecer, un partido de fútbol, un buen habano. Todo lo demás es un rosario de pesadillas que hay que padecer para poder encontrarte de manera esporádica con esos pequeños detalles y sentirse por instantes… vivo.
Pocas veces se puede atrapar la vida por un tiempo continuo de dos horas. Aquella noche sucedió”

Vivamos los pequeños detalles, las pequeñas cosas que nos hacen sentirnos vivos. Cada uno posee y es dueño de esos instantes. Mis instantes… Tus instantes . Y  tú  mejor que nadie sabes lo que te  hace sentirse vivo y QUIÉN te hace sentirte vivo. Sal a la calle, disfruta de ese buen vino, de esa canción que te gusta, de ese buen postre  y devora esos momentos…tus momentos….y …¡sé feliz!

IMG_5531 DSC_0792 IMG_7607 IMG_7768 273

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s