Por qué lloramos con La la Land

He pensado mucho si escribir esto o no. Mejor dicho, si publicarlo o no. Llevo demasiado tiempo sin pasarme por aquí.

Vuelvo a casa tras ver La, La Land. Diré de antemano que no soy mucho de musicales. Nunca lo he sido y quizás nunca lo sea. Pero La la Land es distinta.

No soy una experta en cine, así que no entro en valorar aspectos técnicos. Me quedo con las emociones y lo que me hace sentir una película.

Lo que me ha hecho estar hoy aquí sentada escribiendo es el plantearme por qué me ha emocionado, por qué he llorado( yo, y media sala de cine) en los últimos 30 minutos de la película.

Aún le sigo dando vueltas a la cabeza intentando sacar conclusiones. Quizás sea porque  La la Land es la vida  misma, porque nos vemos reflejados en ella.

La la Land no tiene  un final “made in Hollywood”, un final perfecto, o un final de esos que dices“ muy bien, es un final muy bonito , pero esto no pasa en la vida real”  Señoras y señores, esto no sucede en La la land.

Y quizás  es eso  el  que  sea una película tan “como lo que pasa en la vida real “ lo que hace que te guste, que te emocione, que te haga llorar. Y, muy probablementemno te emocionas por la película en sí, sino que  lloras ( con alegría o con pena) por tu elección, por  tu decisión y por tu vida, por tus decisiones y renuncias. Por lo que pudo ser y no fue.

1484243927_204906_43100300_fotograma_9

Chico conoce chica, chica conoce chico. Se gustan, se enamoran, son felices. Pero no terminan juntos. No son felices y comen perdices. No.

Chico conoce chica, chica conoce chico. Se gustan, se enamoran, son felices… pero toman decisiones, apuestan por su sueño personal y eso les lleva estar separados. Apuestan y renuncian. Porque la vida es una sucesión de renuncias para poder alcanzar otros logros.

lalaland2

Somos lo que somos no solo por lo que apostamos o por quién apostamos, sino por lo que renunciamos. Y no suele ser fácil renunciar, al igual que no es fácil apostar y luchar por algo.Cada decisión que tomas hace que escojas un camino u otro en la vida y así vas escribiendo tu historia, tu aventura.

Mia se va a Paris.  Sebastian se queda en Hollywood. Pero años después , de forma casual, como suele jugar el destino con nosotros,  se vuelven a encontrar.Y unos milisegundos, quizás minutos, hacen que se evadan de realidad y que fantaseen otra realidad alternativa de lo que pudo ser su vida…

Quizás no fuesen más felices con esa otra vida, o quizás sí. Quizás su verdadera realidad les haga más feliz que la que pudo ser o añoraron.

Muchas veces les digo a mis amigos ( y  muy frecuentemente me lo digo  y recuerdo a mi misma) que las personas aparecen en tu vida de forma “fugaz” con una misión y   que cuando aparecen no significa que vayan a  quedarse para siempre.

A veces somos muy “made in Hollywood”( muy probablemente porque es inherente al ser humano ilusionarnos y soñar)  y pensamos que será el amor de nuestra vida. Y sin embargo muy probablemente no lo sea (o quizás sí..nunca se sabe).Esa persona  que apareció tenía una misión.

Quizás fue la de hacerte feliz en ese momento,  la de hacerte crecer.

Quizás fue la de mostrarte luz  cuando sólo había desesperanza.

Quizás apareció para creer en ti  cuando tú ya no sabías ni en qué creías.

Quizás apareció sólo para ilusionarte o quizás para mostrarte no sólo lo que quieres sino lo que no quieres.

Quizás simplemente apareció para convertirte en lo que hoy eres.

Porque somos lo que somos, pensamos como pensamos, sonreímos como sonreímos, gracias a muchas personas fugaces que aparecieron en nuestra vida. Somos, a día de hoy, el resultados de muchas personas.

Y sólo cuando Sebastian toca el piano, en esa mirada fija de los dos, años después, piensan, piensas,  en lo que pudo ser y no fue, en tu propia historia y en tu  otro final.

ending2

Y piensas en él antes de volver a la realidad y  volver a  darte cuenta que estás sentado en la butaca de ese cine.Miras alrededor  y te dices a ti mismo que quizás no lo hiciste tan mal.

Termina la película, y sigue la vida.

Siguen las decisiones, siguen las renuncias. Y ,por qué no, sigue la magia de una nueva oportunidad y de volver a empezar…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s